Sin internet y con el trabajo que tengo tendría los pies como botas de andar buscando referencias a los pisos que vendemos.

Cristina Martín Martínez